“Porque es eterna su Misericordia”

Queridos amigos,
Con mucha alegría queremos contarles que el sábado pasado fueron ordenados sacerdotes Tomás, Martín y Pedro. ¡Recemos por ellos, que el Buen Dios los bendiga y acompañe, que siga formando en ellos un corazón de pastor según el Corazón de Jesús; demos gracias a Dios por seguir enviando pastores a su Pueblo!

El cardenal Poli ordenó a tres nuevos sacerdotes porteños

El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Aurelio Poli, ordenó sacerdotes este sábado 5 de noviembre a tres diáconos porteños, para quienes pidió que la reciente canonización del Cura Brochero, patrono del clero argentino, “los inspire para una entrega generosa”.
Los flamantes presbíteros son Martín José Clavijo (29 años), Pedro José Giudice (31) y Tomás María Sodor (31), quienes eligieron como lema de ordenación la frase: “Porque es eterna su Misericordia”.
El purpurado porteño presidió la Eucaristía en la parroquia San Benito Abad, del barrio porteño de Palermo, que fue concelebrada por los obispos auxiliares y sacerdotes del clero de la arquidiocesis de Buenos Aires.
Tras la proclamación del Evangelio, los jóvenes fueron llamados por el rector del Seminario Metropolitano, presbítero Julio Miranda, y presentados ante el cardenal, haciendo alusión al llamado que Dios les hizo.
En la homilía, el cardenal Poli reflexionó sobre la parábola del padre misericordioso y les aseguró a los nuevos presbíteros que “la vida sacerdotal necesita crecer en este sentimiento paternal, sin el cual el ministerio se hace una gestión tediosa, un oficio que obedece más a la ley que a la gracia”.
“Cuando lo nuestro es un servicio. El don recibido en este sacramento es un ministerio misericordioso, insolidario con el pecado, pero tierno con el pecador, tan tierno como el abrazo del padre de la parábola”, sostuvo.
“La unción del crisma que recibirán en sus manos es signo incontenible del don del Espíritu. Es para que llegue a los hermanos, bendiciendo, consagrando, consolando. No se lo guarden”, agregó.
Tras señalar que “el papa Francisco nos enseñó que el aceite se pone rancio y amarga nuestro ministerio”, los exhortó a salir de esta ordenación a “experimentar su poder y su eficacia redentora”.
El cardenal Poli animó a los nuevos sacerdotes a anunciar la Palabra de Cristo, a celebrar la Eucaristía y los demás sacramentos, y recordar que “han sido elegidos entre los hombres y puestos al servicio de los hombres en las cosas que se refieren a Dios”.
“Con permanente alegría y caridad continúen la tarea de Cristo sacerdote, no buscando sus intereses, sino los de Jesucristo. Confirmen la fe de sus hermanos, y no se preocupen de la fe de ustedes, porque dice la beata (Mama) Antula: ‘La sostiene quien la da’”, destacó.
“La Virgen de Luján los atraiga siempre a su corazón maternal y su santuario, donde ella derrama abundantes gracias a sus hijos sacerdotales”, concluyó.
Los nuevos presbíteros comenzaron en 2008 su formación en el Seminario Metropolitano de la Inmaculada Concepción, del barrio porteño de Villa Devoto.
Los tres sacerdotes celebraron su primera misa este domingo 6 de noviembre en templos de los barrios porteños de Villa Urquiza, Barracas y Balvanera.

Tres historias
Martín José Clavijo nació el 25 de octubre de 1987, y su parroquia de origen es San José del Talar, en el barrio Agronomía. Actualmente realiza sus tareas en Nuestra Señora del Carmen, de Villa Urquiza.
Pedro José Giudice nació el 12 de octubre de 1985, dio sus primeros pasos en la vocación en la parroquia Nuestra Señora del Pilar, en Recoleta y actualmente se desempeña en la parroquia Santa Lucía, de Barracas.
Tomás María Sodor también nació el 4 de septiembre de 1985 y proviene de la parroquia Nuestra Señora del Pilar. Actualmente realiza tareas pastorales en la parroquia Santa Rosa de Lima, en el barrio de Balvanera.+

(Fuente: AICA -http://www.aica.org/)

Ordenacion

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *